En lo que va de septiembre han llegado desplazadas a Medellín 744 personas desde los municipios del Bajo Cauca antioqueño, donde las confrontaciones por cultivos ilícitos entre grupos ilegales no dan tregua.

Hasta hace una semana subía a más de 2800 las personas que se habían desplazado, no solo de Tarazá sino también de Caucasia, de diferentes municipios del Bajo Cauca

indicó Federico Gutiérrez Zuluaga, alcalde de Medellín.  

Además el desplazamiento entre las comunas de la ciudad continúa por los enfrentamientos de bandas y la extorsión.

«Preocupa que de mantenerse esta tendencia y oleada de ciudadanos que llegan masivamente como producto de la alta conflictividad de esta subregión, sumado a la conflictividad que vivimos en la ciudad de Medellín, más de 2500 personas del conflicto intraurbano. Y si a eso le agregamos la población migrante venezolana, esto ha generado una alta conflictividad y preocupación en materia social», aseguró Juan Fernando Gómez, personero delegado de Derechos Humanos de Medellín.

A Medellín además han llegado unos 50.000 venezolanos.