La Fiscalía General de la Nación informó que en el 2018 el valor de los bienes afectados con medidas cautelares de extinción de dominio asciende a 5.7 billones de pesos.

El ente investigador confirmó que en la más reciente operación, realizada en conjunto con la Policía Nacional, ocuparon 520 bienes ubicados en nueve departamentos y avaluados en $ 32.000 millones, que pertenecerían a cabecillas del Clan del Golfo y otras estructuras de crimen organizado.

“Los 520 bienes […], fueron ocupados en diligencias judiciales realizadas en nueve departamentos del país y están representados en: 12 fincas, 16 casas, siete apartamentos, 17 lotes, 449 semovientes, nueve razones sociales, cuatro parcelas, un automóvil, tres motocicletas, un parqueadero y un cuarto útil”, especificó la institución.  

Finalmente, según los resultados de las investigaciones, la Fiscalía ratificó que algunas de estas propiedades también pertenecerían a las organizaciones de delincuencia organizada Cordillera y Los Boyacos.