Durante el pasado fin de semana en la Reserva Natural Yurumí, área rural del municipio de Puerto López, Meta, se liberaron 64 animales de fauna silvestre que fueron dejados en su hábitat natural después de pasar por un proceso de rehabilitación que duró entre ocho meses y año y medio.

Dentro de las especies, en las que había dos boas, una anaconda, monos tití, osos melero, tortugas, felinos, una babilla, aves, entre otras, algunas habían sido víctimas del tráfico ilegal por parte de contrabandistas y otras eran mantenidas como mascotas en hogares de la región.

Según Cormacarena, este evento que se realiza anualmente, «busca generar conciencia en las personas que tienen animales silvestres para que los entreguen a las entidades competentes para su rehabilitación y posterior liberación».

Asimismo, desde la Reserva Natural Yurumí, se invitó a «denunciar ante las autoridades cuando se conozca de especies no domésticas que estén siendo traficadas ilegalmente».

En el evento participaron organizaciones de la sociedad civil, Cormacarena, la CAR Cundinamarca, la Policía Nacional, la Defensa Civil y los medios de comunicación, quienes evidenciaron el emotivo momento en que cada animal recobró su libertad, ya fuera en tierra, agua o aire, y volvió al lugar del que nunca debió haber salido.

Publicidad