En estado calamidad pública fue declarado el municipio de Carcasí, al sur oriente de Santander, azotado en las últimas horas por un fuerte vendaval y granizada que dejó una persona herida, 700 familias afectadas, pérdidas de cultivos y daños en vías  y vehículos.

La población distante, a 10 horas de la capital de Santander, espera la ayuda del Gobierno nacional para atender la emergencia ocasionada por el fenómeno natural.

Entre tanto, funcionarios de la regional de Atención a Desastres ya se encuentran en la zona ayudando a los damnificados.  Los servicios de agua y luz  ya fueron restablecidos.