El contralor Edgardo Maya aseguró que existe un alto riesgo de corrupción en el Sistema General de Regalías, ya que hay cerca de $840.000 millones embolatados.

En un foro en el Externado, el contralor aseguró que no se cumplieron los objetivos en el Sistema General de Regalías, el cual fue reformado hace seis años.

“Tenemos $840.000 millones en hallazgos de la Contraloría, donde encontramos más de $340.000 millones en obras que las definimos como elefantes blancos”, indicó el jefe del organismo de control.

Además, Maya expuso que hay excedentes sin ejecutar por $12,4 billones: “Ha habido un fracaso en los objetivos que se propuso el acto legislativo, encontramos que de $30 billones que hay en regalías, hay $12 billones en proyectos sin ejecutar de 12.000 proyectos que se presentaron”.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró que con el actual sistema se están beneficiando todos los municipios del país, “se han aprobado más de 12.000 proyectos, el 72 % ya se entregó, un 20 % está en ejecución y un 8 % que corresponde a los proyectos más reciente aprobados todavía no se han contratado”.

El director del Departamento Nacional de Planeación, Luis Fernando Mejía, manifestó que el dinero por el que habría un posible detrimento patrimonial es mínimo frente a lo que ya está aprobado, “de esos $32 billones, 2,5 % representarían esos $800.000 millones a los que se refirió el contralor, esto hace parte de los proyectos críticos que ha sido una tarea muy importante que hace Planeación de la mano de los organismos de control para detectar los proyectos que están generando problemas”. 

El presidente de la Federación Nacional de Departamentos, Carlos Julio González, se refirió a los inconvenientes que se están generando: “Las inmensas dificultades para aprobar un proyecto de ciencia y tecnología, pareciera diseñado para no aprobar proyectos y por eso solicitamos mayor flexibilidad en los mecanismos de aprobación, mayor acompañamiento técnico en los procesos de estructuración”, señaló.

Para Maya es indispensable una reforma integral al Sistema de Regalías, el cual establezca correctivos de fondo que permitan la orientación estratégica y la efectividad de la inversión de las regalías.