Fue asesinado el comunero indígena Wilson Ferney Rivera Pilcué en Toribío, Cauca. Con su muerte sube a 91 el número de líderes sociales asesinados en lo que va del 2021. La masacre no para.

Con un disparo certero a la cabeza fue segada la vida del comunero del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

 

Le puede interesar: Asesinan a lugarteniente de ‘Diego Rastrojo’ en el Valle del Cauca

 

Según las organizaciones indígenas, desde la firma del acuerdo de paz han sido asesinados 334 integrantes de sus comunidades. Este año han sido asesinados por lo menos 36. Ocho de ellos solo en el Cauca.

Edwin Capax, consejero mayor del CRIC, dijo que pese a que los municipios indígenas de Toribío y Jambaló tienen medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),  y los ejercicios de protección colectiva, la violencia no cesa.

Desde que se firmó el acuerdo de paz en La Habana ya son 1.207 los líderes y defensores de derechos humanos asesinados. Mientras tanto los asesinatos de los firmantes de paz no da tregua. Según Indepaz ya son 268 los excombatientes que perdieron la vida. Y según Indepaz en 2021 han ocurrido 52 masacres.

 

Vea también: Biden advierte que las trabas al voto son la mayor prueba de EE. UU. desde la guerra civil

 

“El sector social más afectado por la violencia es el de los indígenas, en el departamento del Cauca de forma particular. Este asesinato en Toribío es parte de toda una cadena de disputas por el territorio, narcotraficantes, grupos residuales y gente que quiere la tierra de los indígenas”, dice Camilo González Posso, director de Indepaz.

De enero a junio han caído 28 exguerrilleros en once departamentos del país.