En Medellín una mujer señalada de haber asesinado a su hija de 8 meses fue enviada a la cárcel. Luego de varios años de investigaciones las autoridades establecieron que sería la responsable del aberrante crimen.

El 30 de octubre del año 2012, la comunidad del barrio la Iguaná de Medellín se estremeció con la trágica muerte de una bebé de tan solo 8 meses.

En ese entonces, Natalia Andrea Santa Taborda manifestó que la niña se le había caído de la cama y que al llevarla al hospital murió.

“En ese momento la mamá acudió a los médicos informando que la niña se había caído, desde ese momento inician las investigaciones”, Adriana Villegas, aseguró la directora de Fiscalías de la Seccional de Medellín.

Después de 7 años de investigaciones, un juez le impuso medida de aseguramiento en centro carcelario a la mujer de  25 años de edad, como presunta responsable de homicidio agravado de su propia hija.

“Se logró establecer que la lesión que sufrió la menor no pudo haber sido ocasionada por una caída accidental de una cama a 45 centímetros de altura, se pudo establecer que fue una muerte violenta ejecutada por esta señora”, agregó Villegas.

El informe de Medicina Legal fue determinante en este aberrante caso, pues arrojó que la bebé presentaba lesiones y la mujer no se allanó a los cargos imputado.