Luego de que la Fiscalía imputó cargos por feminicidio agravado en calidad de coautor en contra de Julián Valente Ortegón Mosquera, como uno de los presuntos coautores del feminicidio de Ana María Castro Romero, un juez le impuso medida de aseguramiento.

El CTI recopiló elementos materiales de prueba dentro del proceso por los hechos ocurridos el 5 de marzo de 2020, que permitieron materializar la captura de Ortegón Mosquera este 22 de enero en la capital del país.

Según lo establecido, la noche del 4 de marzo de 2020, la víctima se encontraba departiendo en un establecimiento comercial. Sobre las 10 de la noche, un amigo de la joven llegó al lugar y vio que ella estaba con otro hombre; el primero se molestó y esperó a que su amigo Julián Ortegón saliera de trabajar.

A las 11 de la noche, los dos últimos entraron al bar donde se encontraba Ana María en estado de alicoramiento. Posteriormente, en la madrugada del 5 de marzo, los dos hombres salen del lugar, junto con Ana María y el acompañante. Todos decidieron ir a continuar tomando en un apartamento en el barrio Pontevedra

En el vehículo de uno de los amigos de Ana María Castro iban por la calle 80, alrededor de la 1 y 30 de la mañana, cuando el conductor notó por el espejo retrovisor que la joven y su acompañante inicial se estaban besando, este al parecer se disgustó y detuvo el vehículo para que se bajaran.

Sin embargo, se conoció que el amigo de la mujer habría sido sacado del carro, mientras que a Castro se presume que la arrojaron del mismo en la calle 80 con 69 P. En la caída recibió golpes traumáticos.

De acuerdo con testigos de los hechos, se vio cómo la joven se salía del carro y caía al suelo, como si fuera “un muñeco de trapo”. La mujer fue trasladada al Hospital de Engativá y, posteriormente, al Hospital Simón Bolívar, donde falleció por el politraumatismo contundente que había tenido. La joven entró a las instituciones médicas sin documentos, ya que estos se habían quedado, al parecer, en el vehículo que se transportó.