A la cárcel tres hombres que habrían participado en el crimen de ambientalistas en Santa Marta

German Burgos - 27 de diciembre del 2019 8:14 pm

Un juez de control de garantías de Santa Marta acogió los argumentos presentados por la Fiscalía General de la Nación e impuso medida privativa de la libertad en centro carcelario contra tres hombres que estarían vinculados con el hurto y posterior asesinato de Natalia Jiménez y Rodrigo Monsalve, quienes se movilizaba entre los departamentos de Magdalena y La Guajira.

Durante las audiencias concentradas, el fiscal de conocimiento imputó a Andrés Felipe García Socarrás, alias ‘Pipe Bareta’; Luis Rodríguez Tovar, alias ‘Luchito’, y Jader Lozano Jaramillo, alias ‘El Negro’, como presuntos responsables de los delitos de homicidio agravado, secuestro simple, porte ilegal de armas y hurto agravado. Los procesados no aceptaron los cargos formulados.

La investigación de la Fiscalía y la Policía Nacional permitió conocer cómo se planeó y ejecutó el crimen de la pareja de biólogos, ocurrido en zona rural del corregimiento de Buritaca, a 40 minutos de la capital de Magdalena.

Los indicios darían cuenta de que el pasado 16 de diciembre alias ‘Pipe Bareta’, alias ‘Luchito’, alias ‘El Negro’, y Giovanni Abelardo, alias ‘Giovanni’, quien se entregó el pasado martes y este jueves fue enviado a la cárcel, supuestamente planearon el robo de un vehículo que venderían en La Guajira por 5 millones de pesos.

Le puede interesar: Envían a la cárcel al hombre que se entregó por crimen de pareja en Santa Marta

El ente acusador explicó que “alias ‘El Negro’, de acuerdo con algunas versiones, presuntamente ubicó un revólver con cuatro cartuchos; mientras los demás escogieron un sector conocido como El Mirador para realizar el asalto el pasado 20 de diciembre”.

Asimismo, que ese mismo día los cuatro hombres, en compañía de un ciudadano extranjero, habrían interceptado la camioneta en la que viajaban Natalia Jiménez y Rodrigo Monsalve, los encañonaron y los trasladaron en el mismo vehículo hacia una zona despoblada.

“En el sector conocido como Perico Aguao, la pareja fue obligada a descender del automotor en medio de constantes amenazas de muerte. Uno de los señalados delincuentes, al parecer, aseguró que estaban expuestos ante las víctimas y que, al dejar ver sus caras, podrían ser delatados. Ante esta advertencia, los supuestos asaltantes decidieron disparar contra los esposos y dejar los cuerpos abandonados en el lugar”, agregó la Fiscalía.

Las investigaciones continuarán con el propósito de obtener más material probatorio que permita el pleno esclarecimiento de lo ocurrido en el homicidio de los líderes ambientalistas que disfrutaban de su luna de miel.