Un aberrante caso de maltrato animal tiene indignados a los habitantes de Santa Rosa de Cabal (Risaralda)

Un sujeto, identificado como Johan Robert Espinosa García, asesinó a su perro Blacky, después intentó cocinarlo pero, en el acto, fue sorprendido por un grupo de policías y funcionarios de la Secretaría de Gobierno.

El sujeto se encontraba con la mascota en una finca de la vereda Volcanes. Según indica la directora de Bienestar Animal del municipio, Janeth Álvarez, Espinosa había sometido al canino a maltratos, ayuno, y golpes que le destrozaron el cráneo. Luego de eso, el hombre intento comérselo.

Cuando la Policía llega al sitio detectan que efectivamente había matado al animalito, lo tenía colgando de las patas y lo estaba desollando, y ya nos habían informado que era una situación repetitiva. La gravedad de la situación no radica en que se alimente del animal, sino en que hay claros signos de maltrato”, dijo Álvarez.

También puedes leer: Video: Hombres armados quemaron un bus de servicio público en la vía al municipio de Anorí, Antioquia

No es el primer caso

La directora también indica que no es el primer caso en el que se vincula a Johan Espinosa con maltrato animal. Según relata, el padre del abusador había visto una situación similar días antes con otro perro, de tan solo dos meses de edad.

El hombre fue capturado por la Policía y agentes de la Fiscalía le imputaron el delito de maltrato animal, cuyas penas rondan los 12 y 36 meses de presión.

Sin embargo, Espinosa no aceptó los cargos y, tras la decisión de una juez en considerar la medida como excarcelable, lo dejó libre.