La Procuraduría General de la Nación abrió indagación preliminar contra miembros de la Fuerza Pública, para establecer su posible participación en las acciones violentas que dejaron cinco heridos, durante la Minga indígena del 30 de octubre, en la vía que conduce de Cali a Buenaventura.

La decisión adoptada por la delegada para la Policía Nacional se generó a partir de la información entregada por la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), que manifestó que al parecer el Esmad – Policía Nacional “empleó en la dispersión de la manifestación armas letales por fuera de los protocolos que regulan los procedimientos  de este tipo de concentraciones”.

De acuerdo a la denuncia de la Asociación de Cabildos Indígenas del Valle del Cauca Región Pacifica (ACIVA) y la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca (ORIVAC), “uno de los heridos perdió su ojo izquierdo y en el alto de la Delfina un joven por impacto de bala fue herido en el pie izquierdo”

El Delegado de Policía Nacional ordenó la práctica de pruebas que conduzcan a verificar y esclarecer  la ocurrencia de los hechos objeto de la presente indagación, para determinar si la conducta es constitutiva de falta disciplinaria o si ha actuado al amparo de una causal de exclusión de la responsabilidad.

Redacción Internet – CM&