Una mujer de 103 años se convirtió en empresaria en Medellín, la pandemia dejó a varias mujeres de su familia sin empleo y ella decidió crear una fábrica de arepas para ayudarlas y ganar su sustento.

A sus 103 años, en plena pandemia y obligada a permanecer en confinamiento, Matilde Rosa Arcila  tomó el impulso para cumplir el sueño que tuvo casi un siglo de convertirse en empresaria.

Lo hizo con el producto infaltable en los hogares cada día, haciendo arepas de maíz.

Empezamos a pensar que esto pasaba pronto, que íbamos a vivir la vida de antes”, dice la emprendedora de 103 años, Matilde Arcila.

Añade que “ya todos los días anuncian que esto va a ser peor, entonces no nos podíamos quedar sentados aquí, entonces se resolvió esto”.

La fábrica se llama ‘Las Muchachas‘, porque sus socias son tres sobrinas que, aunque juntas, también sumarían 100 años.

Publicidad

Con ganas y esperanza tomaron la receta que ha pasado de generación en generación para ganarse la vida, pues el coronavirus como a miles de colombianos, las dejó sin empleo.

La vida hay que lucharla, a sostenerse uno y no que lo mantengan”, dice doña Matilde.

A sus 103 años de vida, Matilde no recuerda haber vivido una pandemia similar al COVID-19.

Unidas como un clan, estas mujeres irradian una fuerza poderosa demostrando que nunca es tarde para cumplir metas y empezar una vez más en medio de la dificultad.