Familiares de una abuela de 81 años denuncian maltrato y mala praxis en una clínica de Cartagena, en donde fue ingresada por síntomas de COVID-19. La abuela manifiesta que hasta fue amarrada.

Le puede interesar: (Video) Pidió un préstamo para reactivar su economía y lo atracaron llegando a su casa

Oliva Reyes Florián, de 81 años, fue llevada por sus familiares a la clínica El Bosque, en Cartagena tras presentar dificultades para respirar el pasado 24 de agosto. Luego de hacerle una tomografía fue internada en la UCI tras sufrir un infarto y neumonía.

El viernes 28 de agosto fue dada de alta y aunque sus familiares la esperaban para recibirla con alegría, debido a que no podían verla por estar aislada, la recibieron con múltiples hematomas. La abuela asegura que fue maltratada y amarrada.

“Mire como tengo el brazo, me amarraban porque me movía y arrugaba la sábana (…) Horrible, son unos monstruos», afirmó Oliva Reyes.

Tenga en cuenta: Vence el plazo para pagar la segunda cuota del impuesto predial residencial

Publicidad

La familia interpuso la demanda ante la Fiscalía General de la Nación por presuntas lesiones personales y mala praxis.

La Secretaria de Salud Distrital inició la investigación del caso. La gerencia de la clínica se negó a dar declaraciones al respecto.