Ante el asesinato de Mario Castaño Bravo, líder del Consejo Comunitario La Larga – Tumaradó, el pasado 26 de noviembre, la agencia de la ONU para los refugiados hizo un llamado urgente a una acción coordinada entre las entidades del Estado para lograr superar los vacíos de protección que enfrentan estas comunidades.

Para Acnur “el asesinato de Mario Castaño ocasiona no solo un fuerte impacto familiar, sino una afectación importante a nivel colectivo, relacionada con la desaparición de uno de los líderes que simbolizaba la reivindicación de derechos, particularmente del derecho fundamental al territorio, y el trabajo comunitario”.

La organización hizo un llamado a que la acción de las entidades del Estado responsables de la protección y derechos de estas comunidades se lleve a cabo de manera coordinada, con el fin de responder a los riesgos que se pueden profundizar con el inicio próximo de la etapa judicial del proceso de restitución de derechos étnicos y territoriales.

Redacción Internet – CM&