La Corte Constitucional advirtió que los colegios no pueden adoptar sanciones contra sus estudiantes sin garantizarles un proceso justo y su derecho a la defensa.

El alto tribunal estudió el caso de un joven a quien su colegio no le renovó la matrícula después de haber perdido el año.

La institución educativa, ubicada en Pasca, Cundinamarca, sostuvo que recomendaron el cambio de colegio debido a problemas disciplinarios y al bajo nivel académico del estudiante.

El joven interpuso una tutela alegando que nunca fue notificado de un proceso disciplinario o académico en su contra que terminara con la expulsión.

La Corte le dio la razón al joven al señalar que si bien los colegios son autónomos de evaluar el desempeño de sus estudiantes debe escucharlos primero para conocer su situación, antes de tomar alguna medida.

“Los colegios y centros educativos pueden adoptar sanciones siempre que se garantice el debido proceso y la defensa a los estudiantes”, explicó el fallo.

Nancy Torres Leal