Larga filas en la sede de Coomeva en Cali, no solo representan el desespero por la lentitud en la atención, sino la preocupación en los afiliados por la suerte que tendrán sus procedimientos medicos cuando la EPS deje de prestar sus servicios de salud.

“Yo tengo procesos postoperatorios para el 4 de febrero, citas médicas y este proceso de transición conlleva a un desorden porque lo hemos visto con otras EPS, ¿Entonces que va a pasar?”, manifiesta Harvy Rodríguez, paciente de la EPS.

A quienes más causa incertidumbre, es a aquellos usuarios que presentan enfermedades huérfanas, oncológicas, terminales, entre otras.

“Lo que más nos preocupa es que la EPS receptora que el cambio sea inmediato, que tengamos continuidad en los procesos”, expresa Beatriz Castillo, madre de paciente con enfermedad huérfana

Conozca más: (Vídeo) Cierran restaurante que simuló un atraco como preparación para estos casos

La incertidumbre, manifiestan voceros de la salud, radica en la cantidad de pacientes que están vinculados con Coomeva.

 “La preocupación es porque, como con ‘Medimás’ los pacientes tienen que seguir con los procedimientos, la EPS, que recibe a 182 mil usuarios, empiezan el proceso”,  declara Luciano Calderón, vocero de la Fundación ‘Movimiento Por la Salud’.

Las autoridades de salud anunciaron acompañamiento durante la migración de pacientes a otras EPS, así como a los trabajadores de Coomeva, que contempla a más de 400 mil trabajadores en Valle del Cauca.