Como un hecho de intolerancia fue catalogado el homicidio de una agente de tránsito en Cali. La uniformada se encontraba en servicio cuando fue atacada, al parecer, por un sicario en una moto.

En la Secretaria de Tránsito de Cali hay consternación y tristeza por el asesinato de Lizeth María González San Clemente. La agente, madre de familia, deja dos hijos.

“En un hecho de intolerancia es agredida una de nuestras compañeras, vinculada por más de 15 años”, indicó William Bermúdez, subcomandante de Tránsito de Cali.

La funcionaria se encontraba en una motocicleta de la entidad, en una calle del nororiente de la ciudad.

“Una compañera dedicada a operativos especiales. Una persona íntegra, dispuesta siempre a dar lo mejor. Esto es no solo contra los operativos de tránsito sino contra cualquier autoridad”, agregó Bermúdez.

La Policía busca si en el sector hay cámaras de seguridad privadas que permitan identificar al agresor.