Como éste, son decenas de casos los que se reportan de muertes de dirigentes ambientalistas y de izquierda y de sus hijos, en lo que los acompañantes del diálogo ven como un renacer de los paramilitares de los años 80. Los hijos de quienes se oponen a una represa en el Sumapaz fueron invitados a trabajar y al otro día aparecieron sus cadáveres y la hija de un sindicalista oficialmente se suicidó, pero su familia no cree en ese reporte.