Alrededor de 300 casas resultaron afectadas tras las fuertes lluvias que cayeron en la zona occidental de Barranquilla en las últimas horas de este martes. Los barrios La Pradera y El Golfo son los más afectados, una calle quedó totalmente inundada.

La lluvia se ha convertido en una de las preocupaciones que tienen los habitantes de estos sectores, porque el agua le ha dañado varios enseres. Algunos habitantes de estos dos barrios, continúan sacando el agua que se metió en sus casas, tras el desbordamiento del arroyo León.

«Ayer yo puse ese muro y ese muro se lo pasó. Yo tengo tres niños y dormir con esa agua no es bueno”, aseguró María González, una de las afectadas por las lluvias.

Según los habitantes de estos barrios, gran parte del estancamiento del agua es producto de la construcción de una vivienda en la mitad de la vía.

«Con el aguacero de ayer se inundaron todos, tenemos una problemática con la casa del fondo, no nos dejaron desagüe y todos nuestros vecinos se inundaron, ayer nos tocó ayudarlos”, indicó Johana Pacheco, otra de las afectadas por las lluvias.

La zozobra se apodera de estas personas cada vez que llueve y aún no reciben ayudas por parte de la administración distrital.

El barrio los Nogales también resultó afectado con los fuertes vientos, 26 casas terminaron destechadas.