En las últimas horas hubo un fuerte hostigamiento a la Estación de Policía del  municipio de Morales, minutos antes una moto cargada con explosivos fue detonada en inmediaciones de la Alcaldía de Miranda, además durante la madrugada, en Caldono hubo hostigamientos a un grupo de policías en la hacienda La Emperatriz, mientras que un vehículo con explosivos fue detonado en la vía que comunica a ese mismo municipio del departamento del Cauca.

Por otro lado, una carga explosiva que fue dejada al interior de una alcantarilla de la vía Popayán-Cali, fue activada generando una onda expansiva que dañó gran parte del asfalto de esta importante carretera y varias viviendas.

Nelson Olave, consejero del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), confirmó que «hubo un atentado en Miranda, en Toribío hubo hostigamientos, en Caloto donde están liberando la madre tierra les pusieron un carro bomba, por lo que rechazamos enfáticamente que nos quieran dañar la minga».

Por su parte, Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior, rechazó «enfáticamente los hechos, el Gobierno ha manifestado toda la disposición de diálogo, que la Fuerza Pública ha actuado contra los indígenas es falso».

El ataque sucedió a la altura del sector de Cachimbal, entre las localidades de Mondomo y La Agustina, jurisdicción del municipio de Santander de Quilichao.

«Estábamos durmiendo, sentimos que tembló la tierra y esa casa se movió, se quebraron en un momentico», contó Angie Fernanda Valero, una de las afectadas.

En los hechos no hubo personas muertas ni heridas, no obstante aumenta la tensión al rededor de la mesa de diálogo en Mandivá, Santander de Quilichao, norte del Cauca.