El alcalde de Medellín le dio una lección a un reguetonero puertorriqueño que llegó a la inauguración de la feria de las Flores con una camiseta en que se homenajeaba el recuerdo de Pablo Escobar. De paso, el alcalde le enseño a la ciudad que no puede hacer de un criminal un símbolo.