No todos los alcaldes locales presentaron la renuncia que les pidió el alcalde de Bogotá. Uno de ellos, investigado por adjudicación irregular en contratos de malla vial, no lo hizo porque está enfermo y así no lo pueden echar.

Una situación similar se presentó con otra funcionaria de Gustavo Petro que, por estar embarazada, siguió a cargo de una alcaldía local en la administración de Enrique Peñalosa.