15 días le duró al alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, la suspensión de tres meses que le había impuesto la Procuraduría por golpear a un concejal.

Ayudado por el mismo abogado que defendió a Gustavo Petro, el mandatario local recuperó su cargo tras un fallo de admisión de tutela de la magistrada Solange Blanco Villamizar.

“Autoridades administrativas como el procurador o procuradores delegados, no pueden quitarme los derechos políticos que fueron ganados el 25 de octubre del 2015”, dijo Hernández.

Sobre la decisión de la Procuraduría el mandatario señaló que “eso se puede apelar está en su legítimo derecho, que apelen al Consejo de Estado, ese es el proceso, que lo hagan. Eso que me hicieron a mí, porqué no se lo hacen a los ladrones de Reficar”.

El fallo judicial género diversas reacciones, el diputado Edgar Suárez, dijo que es “desafortunado el mensaje que envía la justicia a los bumangueses, que un señor alcalde golpea a un concejal, insulta a un veedor y con todo esto hoy la justicia prácticamente deja todo en el limbo jurídico y lo reintegra”.

Por su parte, el ciudadano Jaime Montañéz, sostuvo que él “merece estar aquí, merece que siga mandando en Santander y Bucaramanga, que combata la corrupción”.

Solo hasta el regreso de la vacancia de la Rama Judicial, el Ministerio Público  podrá apelar la medida. Entretanto, el mandatario quien reasume funciones esta tarde, aseguró que antes de actuar contará has diez.