El alcalde de San Vicente del Caguán, que al inicio del proceso fue considerado un contradictor, estuvo en la zona campamentaria de las Farc y se declaró dispuesto a contratar desmovilizados cuando madure el proceso.