Tras el aumento de ocupación en las UCI y la indisciplina social, la Alcaldía de Cali decretó medidas restrictivas para la movilidad de los ciudadanos.

«A partir de hoy y hasta el próximo 16 de diciembre vamos a tener una ley seca y un toque de queda en toda la ciudad, el horario es de 1 a 5 de la mañana. Hemos notado un aumento de la actividad nocturna que implica equipos de sonido a alto volumen, aglomeraciones, fiestas privadas, eventos que no están permitidos», dijo Carlos Rojas, secretario de Seguridad de Cali.

De otra parte, ocho manzanas del centro de la ciudad estarán peatonalizadas, se esperan unos 200 mil compradores en diciembre y su ingreso a cada establecimiento será controlado.

Publicidad

«Es un cordón sanitario, nadie podrá ingresar al centro si no tiene el tapabocas, no utiliza las medidas de bioseguridad, si no se hace el tamizaje respectivo», explicó Rojas.

Albeiro Aristazábal, presidente de Grecocentro también manifestó que se trata de «controlar aforo, no permitir carretas para que las aglomeraciones no sean tan grandes».

Las restricciones serán revisadas el 16 de diciembre y de continuar con el desacato de las normas de bioseguridad o el aumento de contagios de coronavirus, se extenderán.