La presencia de peces muertos en el lago del Cisne, encendió las alarmas de las autoridades ambientales en el Atlántico, quienes advierten que una de las causas de este fenómeno obedece a la sedimentación presente en los cuerpos de agua en el departamento y por la época de sequía. La tilapia es la especie que más abunda en este cuerpo de agua.

Ayaris Rojano, una bióloga de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) , afirmó que “las condiciones climáticas, de momento, son un poco extremas en esta ciénaga porque estamos hablando de una disminución del espejo de agua por el tema de la evaporación”.

Por todo lo anterior, la CRA hace un llamado no sólo a los pescadores sino también a quienes trabajan por la conservación de la flora y la fauna en los cuerpos de agua del Atlántico, a que reporten cualquier tipo de anomalías como la ocurrida en el lago del cisne.

“Lo que estamos viendo, son peces pequeños que están muriendo. Lo que estamos viendo es un estrés que se está generando por las condiciones tan variables que se están viendo en nuestra ciénaga”, agregó la bióloga de la CRA.

Según los expertos, el tema de la mortandad de peces es cíclico y cesará cuando acaben las brisas y las sequías.