Hay alerta entre las autoridades ambientales por una alta carga contaminante que está desembocando en el río Cali evidenciado en el color a su paso por la ciudad.

El río Cali, antes de unirse con el afluente Aguacatal, y al cruzarse para continuar con su recorrido por la capital del Valle, cambia de aspecto, y olor evidenciando la contaminación que contiene.

“Trae las aguas residuales de Montebello, de 30 mil habitantes, y pasivos ambientales de unas minas que no están debidamente selladas y que nos están generando un vertimiento que hemos denominado drenaje ácido de minas que nos dan esa coloración una vez se unen con estas aguas residuales y abajo que es el río Cali”, afirmó Francy Restrepo, directora del Departamento Administrativo de Gestión al Medio Ambiente.

Le puede interesar: Indepaz presenta un balance de violencia durante el gobierno de Duque

De acuerdo con el Departamento Administrativo de Gestión al Medio Ambiente (DAGMA), la situación se hizo crítica con las lluvias que arrastran mayor cantidad de sedimentos mineros y recomienda no consumir ni sumergirse en el afluente.

“Es peligroso porque tiene altos contenidos de hierro, no es aconsejable, es un problema que viene de décadas atrás. Hemos tenido permanentemente estos vertimientos, estamos haciendo todo lo posible por eliminarlos, pero por esta época se nos ha concentrado más debido a toda esta saturación que han presentado las minas”, aseguró Restrepo.

Este miércoles se reunirán distintas autoridades ambientales para buscar alternativas de solución inmediata y realizarán tanto estudios como monitoreos para determinar la calidad del agua del río tutelar de la sultana del Valle.