Pese a todas las advertencias, habitantes de Barranquilla y su área metropolitana no han dejado el mal hábito de arrojar basura a los arroyos, como consecuencia de esto, el Arroyo León emana desagradables olores.

Son toneladas y toneladas de basura que se recogen después del aguacero de días atrás en Barranquilla.

«Se observa en el cauce del arroyo desechos, llantas, material inservible, muebles, colchones, componentes de neveras. La espuma blanca que vemos es debida a los detergentes que vierte la planta de tratamiento de El Pueblito”, aseguró Nubia Merlano Velásquez, secretaria de Medio Ambiente del municipio de Puerto Colombia.

De este canal ya han sacado, en lo que va del año, más de 1.400 toneladas de desechos, en 68 jornadas de limpieza.

Como consecuencia de esa alta contaminación, en el Lago del Cisne comenzaron aparecer peces muertos.

En el año, por un valor superior a los 3.500 millones de pesos, se recogen en los cauces de los arroyos de Barranquilla, 3.500 toneladas de basura que por la falta de cultura ciudadana son lanzados a los canales.