Un fenómeno de desplazamiento masivo de indígenas se presenta en Medellín, durante este mes de diciembre. Son desplazados desde sus resguardos a la ciudad para ejercer la mendicidad junto a sus pequeños, algunos por falta de recursos, pero en su mayoría son obligados por grupos armados a salir a la fuerza y hasta les exigen vacunas.

La Secretaría de Inclusión social admite que este fenómeno se presenta en temporadas especiales y que adelantan jornadas de sensibilización para proteger a los niños.

María Paulina Domínguez, subsecretaria de grupos poblacionales, dijo que “en el centro de la ciudad hay muchísimos indígenas, contamos con 300 indígenas que se desplazan en esta temporada y tenemos jornadas de siete de la mañana o de la noche verificando la condición de los niños».

Entretanto, la Organización Indígena de Antioquia (OIA) indicó que un líder de Murindó fue amenazada de muerte.

“Se trata de María Izagama quien ayuda en las labores del hospital y ha recibido mensajes de texto. Estamos preocupados y rechazamos estas amenazas”, dijo Richard Sierra, vocero de la OIA.

En lo corrido del año, 20 líderes indígenas de comunidades en Antioquia han sido amenazados de muerte.