Tras los cierres de la vía al Llano decretados por el Gobierno nacional y con el fin de mantener la seguridad vial, los alimentos que llegan a Corabastos en Bogotá se han visto impactados, principalmente la yuca, el plátano y la naranja.

“Está llegando muy cara y muy regular, por eso la gente no la compra. Eso afecta la calidad del producto también”, explicó Ema Vargas, una comerciante de Corabastos sobre la yuca.  

Los comerciantes también están preocupados por el mal estado de las vías alternas habilitadas por las autoridades.

“Esta es la hora que el viaje no ha llegado, por allá están los carros represados. Salió lo comido por lo servido, porque se dañaron los carros y no hay vías para transportar la comida de allá para Bogotá”, indicó José Guiot, comerciante de Corabastos.

Aunque los precios finales a los consumidores, aún no se han incrementado, de mantenerse el cierre de la vía, se podrían esperar incrementos de hasta el 50 %.