Gracias a la reactivación económica ya es posible ir a piscina, pero debe tener en cuenta estos protocolos ante el COVID-19.

Para ello, el Ministerio de Salud expidió la Resolución 1547 de 2020 que establece las medidas de bioseguridad para quienes hagan uso de estos espacios.

Dichas medias aplican para las piscinas de uso colectivo abiertas al público, como las de centros vacacionales, escuelas, hoteles, moteles o similares.

También para las piscinas de uso restringido como las de clubes privados, condominios o conjuntos residenciales.

Así como aquellas de uso especial como las terapéuticas, termales u otras definidas por las autoridades sanitarias.

Publicidad

Foto: AFP

Protocolos en las instalaciones:

Los establecimientos deben adecuar una zona de limpieza y desinfección de manos y calzado, y deben contar con gel antibacterial, toallas desechables y tapabocas.

Además, separar con barreras físicas las zonas de atención, estancia y baños para conservar el distanciamiento de dos metros.

Desactivar los accesos que requieran contacto como pines, huellas, torniquetes y diferenciar las puertas de entrada y salida.

En cuanto al aforo permitido, este será determinado de acuerdo con la capacidad total de la piscina y si está en un recinto cerrado o a cielo abierto.

Protocolos para los trabajadores:

Los establecimientos deben suministrar careta facial acuática a los salvavidas, así como equipos de salvamento y rescate.

Tenga en cuenta que la respiración boca a boca está prohibida.

Para los instructores de natación estos deben usar tapabocas, caretas o cualquier elemento de protección facial que permita el desarrollo de las actividades.

Foto: AFP

Protocolos para los usuarios:

Los usuarios deben portar de forma permanente el tapabocas, cubriendo nariz y boca. Al ingresar al agua debe ser guardado en una bolsa, para ser usado nuevamente al salir de la piscina.

Además, deben ducharse de manera rápida, preferiblemente, en las zonas externas.

Así como permitir la toma de temperatura, realizar lavado de manos antes de ingresar a la piscina y mínimo cada tres horas.

El consumo de bebidas alcohólicas está prohibido en las piscinas, áreas anexas o zonas complementarias.