La ambulancia que venía desde el municipio de Amagá hacía Medellín se pasó, según testigos, un semáforo en rojo de la avenida Ferrocarril con calle 36 y atropelló a un motociclista que tenía la vía.

La sorpresa e indignación fue aún mayor cuando notaron que solo traía como pasajera a una mujer, identificada como Claudia Mejía, y quien es la gerente del hospital de Amagá. El vehículo no tenía ningún paciente y traía las sirenas activadas.