El párroco de un corregimiento fue amenazado por extorsiones, además se estarían contratando nuevos sicarios para asesinar comerciantes y población civil.

A través de un comunicado, el obispo de la Diócesis de Santa Rosa de Osos denunció que el párroco de la iglesia del corregimiento de Cuturú en Caucasia, Bajo Cauca antioqueño, recibió amenazas por extorsión. En el escrito aseguran que además, comerciantes y habitantes son blanco de los grupos armados.

Óscar Zapata, defensor de Derechos Humanos, indicó que el religioso “ha sido amenazado por grupos paramilitares de las AUG que hacen presencia histórica en esta zona de Bajo Cauca, en primer lugar exigían vacunas y dinero, por lo que él se opone a ese tipo de extorsión por parte de estas estructuras”.

Esta denuncia se suma a la tensa situación de orden público por crímenes selectivos y extorsiones en la región, donde el “Clan del Golfo” estaría contratando nuevos sicarios provenientes de otras ciudades.

El general Carlos Rodríguez, comandante de la Región 6 de la Policía, manifestó que estos grupos “contratan jóvenes de otras regiones del país, incluso del sur de Colombia para generar esta actividad delincuencial que es la muerte selectiva”.

“Están usando de Medellín, de Montería y del Urabá, son llevados mediante engaños o trasladados para cometer la actividad sicarial”, agregó el uniformado.

Las autoridades anunciaron que garantizarán la seguridad de manera conjunta con las distintas Fuerzas Armadas.

Publicidad

Cabe recordar, que en menos de un mes, tres comerciantes fueron asesinados en Caucasia. El aumento de homicidios este año, es del 300%.