La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) denunció que ocho periodistas del departamento del Magdalena fueron amenazados de muerte por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). 

Los afectados son los comunicadores Lina María Peña (El Artículo), Cipriano López (Radio Magdalena), Yannis Moscote (Contraportada), Víctor Polo (Caracol Radio), Miguel Martínez (El Mono TV.), Víctor Rodríguez (Opinión Caribe), Aristides Herrera (Revista 7) y Leopoldo Díaz Granados (Seguimento), según explica en un comunicado la FLIP. 

Los periodistas fueron amenazados en un panfleto firmado por el ELN, el cual los «declara objetivo militar» por lo que solicitó a las autoridades que «investiguen los hechos y se garantice la seguridad de los reporteros», indicó el organismo.

«El 7 de agosto varios de los periodistas afectados recibieron el panfleto con firma del ELN en donde son declarados objetivo militar con la siguiente advertencia: ‘se les otorga un plazo de 48 horas para abandonar el país con sus familias o se atendrán a las consecuencias'», detalló la FLIP.

Sin embargo, la FLIP indicó que los reporteros mencionados en el panfleto han denunciado corrupción en la administración del departamento y que ellos «coinciden en que les parece extraño que la amenaza sea responsabilidad del ELN, debido a que no han hecho denuncias relacionadas con este grupo armado y no tienen conocimiento de su presencia en Magdalena». 

La FLIP le hace un llamado al gobernador de Magdalena, Carlos Caicedo, para que rechace estas amenazas y, a partir de su rol como garante de la libertad de prensa en el departamento, «respalde públicamente la labor de los periodistas y medios de comunicación a quienes se dirige esta amenaza». 

Ante los hechos el gremio expresó su preocupación y solicitó a la estatal Unidad Nacional de Protección (UNP) evaluar «la situación de riesgo de los reporteros» con el fin de implementar las medidas de protección necesarias para salvaguardar su vida y su integridad. 

Publicidad

También pidió a la Fiscalía realizar las investigaciones correspondientes para dar con el paradero de los responsables y llevarlos ante la justicia. 

A lo anterior, la guerrilla del ELN, mediante un comunicado, desmintió la autoría del panfleto que contenía las amenazas.