02/11/2017 

El informe de la Contraloría cita que hay una serie de amenazas e incertidumbres que rodean la intervención de Electricaribe, ya que el total promedio de interrupción por usuario aumentó de 90,84 a 99,37 en el año de la intervención, por lo que para el ente de control se ve en riesgo la prestación del servicio. Frente a lo que el agente liquidador de Electricaribe, Javier Lastra, respondió.

“Las amenazas, las incertidumbres y los riesgos fueron justamente lo que identificó el Gobierno antes de la intervención y el resultado de todo esto  es que la costa Caribe mantiene el servicio, la continuidad, los generadores siguen suministrando energía y para la empresa ha sido posible mantener el servicio mejorando la eficiencia”, indicó Lastra.

Asimismo, el informe señala que el déficit en caja de la empresa supera los $35.000 millones y estima que de seguir así a febrero de 2018 llegaría $138.000 millones.

“Lo que se está viviendo es un coletazo al retraso en las inversiones desde hace cinco años. Los indicadores de calidad y de pérdidas de energía han mantenido la tendencia durante la intervención y eso es muy importante. Se necesitan inversiones de $350.000 millones anuales durante los próximos 4 o 5 años”, señaló.

Por su parte, el contralor general de la República, Edgardo Maya, aseguró que la interventoría manifestó que los españoles podrían volver a manejar la empresa: “si esto llega a ser cierto la Contraloría se va a oponer radicalmente a que vuelvan los españoles a la administración que tuvieron de Electricaribe, yo creo que el estado de cosas que nosotros encontramos hace inviable esa posibilidad”.

Los pasivos de Electricaribe superan los $2 billones.

Daliana Garzón CM&