Diciembre no solo es la época de regalos y música, también es la temporada en que muchos se exceden con más comida y se dan gusto.

«A la gente le encanta la morcilla, el chorizo, el tamal, las empanaditas, la natilla con los buñuelos», dijo Josefina López.

Algunos platos típicos de la gastronomía antioqueña tienen tradición histórica de los antiguos arrieros que llegaban del campo a la ciudad y que pasan de generación en generación como el fiambre.

«Podría pensar que es un tamal porque envuelta no se distingue, pero al abrir le vemos que es un fiambre que contiene carne molida, huevo duro, chicharrón, papa guizá y maduro; es tradicional, costumbre en las abuelas», sostuvo Noris Rodríguez, comerciante.

Pero no son solo los fritos los que deleitan a loa antioqueños, los postres paisas también endulzan y deleitan con sus originales recetas.

«Esto es de la mano de res, con panela se saca la jalea negra. La tradicional que es la jalea blanca y productos, lo que es el colágeno», expresó José Bilbao, comerciante.

Publicidad

La variedad es tan extensa y no hay excusa para no pecar hasta el 31 de diciembre.