Investigadores de la Universidad de Antioquia diseñaron y desarrollaron el Protocolo Colombia, que propone un nuevo flujo organizado de actividades para apoyar en el país la detección del virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19.

“Lo novedoso del Protocolo Colombia es que no es una simple metodología de diagnóstico. Este comprende una serie de alternativas moleculares, experimentales y complementarias entre sí, que empleadas de manera combinada o independiente, de acuerdo con las condiciones propias del lugar del país donde se apliquen, permiten detectar el SARS-CoV-2 a unos niveles de especificidad y sensibilidad iguales o superiores a los mostrados por el Protocolo de Berlín. Esto redunda en un diagnóstico más preciso”, destacó el líder de la investigación, el profesor de la Escuela de Microbiología Gustavo Adolfo Gámez de Armas.

Pero, ¿cuál es la diferencia del Protocolo de Colombia con los demás? Para diagnosticar el virus en el país, se realiza actualmente la prueba molecular PCR en tiempo real (qPCR). Esta prueba normalmente sigue tres protocolos: el de París, el del CDC y el de Berlín. Este último recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con los investigadores, estos protocolos surgieron en un momento temprano de la pandemia cuando se conocía poco del virus y por eso no había suficiente información de su genoma y de sus características.

La disminución del tiempo de la prueba es clave en esta nueva propuesta «el Protocolo de Berlín es más largo comparado con el que proponemos. Berlín requiere tres pruebas de qPCR consecutivas para diagnosticar el virus, por el contrario el Protocolo Colombia acorta este procedimiento realizando solamente una prueba lo cual se traduce en el uso de menos recursos», destacó el profesor Carlos Muskus López, también co-investigador y miembro del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales, PECET, de la Facultad de Medicina.