Las autoridades de Popayán ofrecieron una recompensa de hasta cinco millones de pesos a quienes brinden información para capturar a los indígenas que derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar.

El anuncio se dio tras una reunión realizada este jueves por el alcalde de Popayán, Juan Carlos López Castrillón y el mayor general Jorge Luis Vargas, director de Seguridad Ciudadana de la Policía.

«Investigación Criminal de la Policía Nacional están identificando a los responsables del daño al patrimonio cultural de la ciudad, que es un delito. Es prioridad para la Policía y la Fiscalía identificarlos. Desde ayer se ha ofrecido una recompensa de hasta 5 millones», dijo Vargas.

Por otra parte, el mayor general aseguró que desde Bogotá se desplazaron unos investigadores para apoyar a la seccional de investigación criminal de Popayán.

Publicidad

El monumento de Sebastián de Belalcázar fue derribado el pasado miércoles, 16 de septiembre, por parte de un grupo de indígenas de la comunidad Misak, quienes indicaron que esto tenía como objetivo «reivindicar la memoria de sus ancestros».

Líderes indígenas consideran que regresar la imagen de Belalcázar a este sitio de ceremonias sagradas es como «poner la foto de un asesino sobre la tumba de un masacrado».