En Apartadó se preparan para enfrentar la segunda temporada de lluvias la cual el año anterior dejó 8.000 personas damnificadas y millonarias pérdidas materiales ante una creciente que inundó 17 barrios de una localidad en una sola noche.

Por eso el director de Gestión del Riesgo de Apartadó, señaló que iniciaron a tomar medidas y se instaló un sistema de alertas temprana en el corregimiento San José, debido a su alta vulnerabilidad en tema de riesgo de desbordamiento del río en tiempo de lluvias.

Este es un dispositivo que permitirá alertar oportunamente a los habitantes en tiempos críticos para evitar pérdidas materiales y humanas.

Una moderna sirena la cual se alimenta de energía solar y tiene un alcance de más de 600 metros.

Además, expresó que “este valioso recurso nos permite cumplir objetivos en temas de sostenibilidad, cambio climático y en prevención del riesgo de desastre, generando un entorno protector para estas comunidades”.

Publicidad

También se vienen haciendo obras con maquinaria para la limpieza de los caudales del Río Apartadó, en el casco urbano y rural.