El consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación Emilio Archila dijo que durante la emergencia por el COVID-19, el Gobierno nacional ha apoyado real y oportunamente a las víctimas y a la población vulnerable.

Archila destacó la labor articulada con la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UNARIV), para acompañar las 2,3 millones víctimas que viven en los 170 municipios más afectados por la pobreza y la violencia.

“A pesar de las restricciones coyunturales, las ayudas se han entregado de manera ininterrumpida”, señaló el consejero.

Desde el 17 de marzo hasta el 15 de mayo se han realizado 96.839 giros para atención humanitaria por un valor de $71 mil millones a familias vulnerables y se han pagado 20.870 indemnizaciones individuales por un valor de $153 mil millones en los municipios PDET.

El trabajo articulado con la Unidad de Víctimas permitió establecer la ruta para la entrega de elementos de apoyo durante los días 20 de mayo al 3 de junio de 2020, en las comunidades asentadas en Mapiripán (Meta), San José del Guaviare y El Retorno en Guaviare.

El consejero Archila dejó en claro que la emergencia por el COVID19 no afectará la implementación de la política de paz con legalidad por cuanto las obras y proyectos de alta complejidad están proyectados para ejecutarse durante los próximos 15 o 20 años.