La Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes archivó el proceso contra el presidente de la República, Juan Manuel Santos, por el posible ingreso de recursos de la multinacional brasilera Odebrecht durante sus campañas a la Presidencia en los años 2010 y 2014.

El presidente de la Comisión, Fabio Arroyave, aseguró que la decisión se tomó “teniendo en cuenta que en el 2010 aplicaba la prescripción, mientras que en 2014 no se encontraron elementos o indicios claros que permitieran inferir la responsabilidad política, disciplinaria o penal del presidente de la República en los hechos”.

Por su parte, el representante investigador Nicolás Guerrero, dijo que “la investigación se centró en la presunta infiltración de recursos y la responsabilidad directa del aforado constitucional. En 2010 los hechos se pusieron en conocimiento, en 2017 en la Comisión y ahí entra a actuar en derecho la prescripción, mientras que en el 2014 los elementos materiales y los testimonios recogidos no son suficientes para iniciar una investigación formal contra el jefe de Estado».

El representante del Centro Democrático, Edward Rodríguez, quien también hace parte de la célula investigativa, presentó un salvamento de voto apartándose de la decisión.