Las partículas de arena del desierto del Sahara en África se desplazaron ocho mil kilómetros hasta Medellín, que este jueves quedó completamente cubierta por una espesa bruma, según autoridades ambientales se trata de un fenómeno natural que ocurre cada año.

“Es una situación asociada a las ondas del este, son los fuertes vientos que levantan la arena y terminan cruzando el continente, teniendo incidencia en Venezuela, en el norte del país y en el Valle de Aburrá”, afirmó Juan David Palacio, director del Área Metropolitana.

Pese a la densidad que se observa en aire de la ciudad, según expertos esto no causa afectaciones en la salud humana.

El fenómeno natural se extenderá por tres días en Medellín.