Más de 1.500 toneladas de basura fueron recogidas de los arroyos de Barranquilla después de que los desechos quedaran en evidencia al caer un torrencial aguacero en la capital del Atlántico.

La indisciplina social con la vieja costumbre de arrojar basura a los canales pluviales mostraron un desalentador panorama.

 

 

 

 

Las 1.557 toneladas de basura se removieron en las últimas horas en las limpiezas de arroyos y rejillas.

En las jornadas de remoción de basuras se han recogido, también, 6.600 metros cúbicos de sedimentación.