Las autoridades revelaron que las armas que venían camufladas entre sillas armables y máquinas para hacer ejercicio, tenían como destino la organización criminal de “Los Chatas”.

Según la información de inteligencia, Juan Cadavid Jaramillo, alias “Verde”, sería el cabecilla de esta organización que delinque principalmente en las comunas ocho y nueve de Medellín.

La Bacrim se dedica al tráfico de estupefacientes y de armas en el área metropolitana y municipios circunvecinos de la capital antioqueña.

Los siente fusiles venían procedentes de Houston – Texas y Tampa – Florida, Estados Unidos, con destino final a la ciudad de Medellín.

La investigación continúa con el propósito de identificar a quienes despacharon las armas en Estados Unidos.