Se trata de huellas realizadas con aerosol por grafiteros urbanos para que los pasajeros sepan dónde deben hacerse dentro de un tren y así invitar al distanciamiento físico y a ocupar máximo el 35 % de la capacidad del sistema masivo de transporte, exigencia del Gobierno nacional.

El trabajo artístico comenzó con una prueba piloto con dos unidades de trenes MAN o de primera generación que son 6 coches en total. Desde hoy se retomará la intervención en las 36 unidades restantes para un total de 114 coches intervenidos al final.

Los trenes que tendrán las huellas con aerosol son los de primera generación, con los cuales el Metro comenzó a prestar servicio comercial hace 25 años. Estos tienen el piso cubierto con un caucho especial.

En los demás trenes (de segunda generación, que se unen con fuelles), la intervención se realizó con adhesivos, dado que el piso así lo permitía.

Publicidad

Los 10 artistas que trabajan en esta intervención hacen parte de la Mesa de Arte Urbano del Grafiti convocada por el Metro de Medellín, que busca tener relaciones positivas con este grupo de interés y trabajar de forma concertada y articulada en diversas expresiones artísticas.