Un mayor en retiro del Ejército y un exintegrante de la Policía Nacional recibieron medida de aseguramiento, por su presunta participación en una masacre ocurrida en Barrancabermeja, en la que ocho personas fueron asesinadas y dos más desaparecieron.

De acuerdo con el material probatorio recopilado, el fiscal del caso impuso medida de aseguramiento en centro carcelario contra el mayor en retiro del Ejército Nacional, Édgar Román Herrera, capturado en Chiquinquirá (Boyacá), donde se desempeñaba como subdirector de la cárcel municipal y Nilson Durán Durán, quien para la fecha de los hechos era cabo de la Policía Nacional.

La Fiscalía General de la Nación resolvió la situación jurídica de los dos exintegrantes de la Fuerza Pública que tendrían algún nivel de participación en la masacre del balneario La Represa, ocurrida el 28 de febrero de 1999, en el barrio Provivienda de Barrancabermeja, Santander y que se le atribuye al frente Fidel Castaño de las extintas AUC.

Según la investigación de la Fiscalía, Herrera tuvo conocimiento de las actividades criminales del frente Fidel Castaño, las habría auspiciado y, supuestamente, facilitó armas, uniformes y otros elementos de intendencia. Mientras que Durán habría indicado la fecha en la que debía realizarse la masacre porque tenía conocimiento que ese día descansaban varios policías adscritos a Barrancabermeja.