En un punto de comidas rápidas del barrio Meléndez, de Cali, se encontraba Crispiniano Pinillo Rebolledo, tesorero de la Alcaldía de El Charco en Nariño, cuando fue sorprendido por sicarios que le dispararon en repetidas ocasiones.

Coronel Fabián Ospina, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, sostuvo que «ingresa una persona a solicitar hamburguesas y le disparan en la cabeza. Él es un funcionario de Nariño y sí tenía una amenaza en octubre de 2017, donde hacen llamadas al celular».

Las autoridades intentan establecer qué grupo de delincuentes está detrás de este asesinato.

Luego de este caso se confirmó que solo hasta el 29 de septiembre los crímenes en Cali alcanzaban los 877, mientras que en 2017 se registraron 896 casos en el mismo periodo de tiempo.

Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali, indicó que «es un promedio de menos de 2,5 homicidios al día, estamos cerca de los 890  homicidios. El año lo cerramos en 1.110 homicidios tasa de 45 por cada 100 mil habitantes 6 puntos menos que el año pasado».

La mayor causa de la violencia en la ciudad está relacionada con el micrográfico.

Entretanto, el asesinato del funcionario de la administración de El Charco, Nariño continuará en investigación.