La Justicia Especial Para la Paz (JEP) y la familia de Álvaro Gómez Hurtado le exigieron a las FARC que sustenten con pruebas las declaraciones sobre su supuesta participación en el crimen del líder conservador, ocurrido en 1995.

Le puede interesar: Por error de la Contraloría, tumban sanción por $173 mil millones contra Samuel Moreno

El exguerrillero Carlos Antonio Lozada, quien se atribuyó el crimen del líder político, fue interrogado en una audiencia ante la JEP por Mauricio Gómez, hijo de Álvaro Gómez, las respuestas dejaron en evidencia que Lozada desconoce muchos aspectos importantes del crimen.

Cuatro años antes del asesinato las Farc habían convocado a Álvaro Gómez para hablar de paz.

Vea también: Clases virtuales, una difícil situación que viven los niños de Ciudad Bolívar

La audiencia ratificó el escepticismo de la familia sobre la versión de las Farc.

Lozada le pidió a la JEP que le permitan buscar las pruebas en los computadores incautados al ‘Mono Jojoy’.