La Fiscalía General de la Nación declaró, en las últimas horas, como crimen de lesa humanidad el asesinato de la periodista Silvia Margarita Duzán, perpetrado por hombres armados el 26 de febrero de 1990 en Cimitarra (Santander).

Una fiscal adscrita a la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos emitió una resolución en la que categoriza como “crimen de lesa humanidad el homicidio de Silvia Margarita Duzán” cuando “ejercía labores propias de su profesión”, confirmaron fuentes de la entidad que no dieron más detalles.

Esta decisión permite que las investigaciones no prescriban en el tiempo, aunque hayan transcurrido ya 30 años desde que fue cometido el crimen, al parecer por grupos paramilitares.

La reportera procedía de una familia de periodistas pues su padre, Lucio Duzán, fue columnista del diario El Espectador al igual que su hermana María Jimena.

Silvia Duzán fue asesinada en Cimitarra junto a Josué Vargas, Miguel Ángel Barajas y Saúl Castañeda, miembros de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare (ATCC), cuando estaba haciendo un documental para el Channel 4 del Reino Unido sobre esa organización.

La ATCC había ganado notoriedad en 1987 por pactar la paz con un frente de la guerrilla de las Farc para mantener esa región al margen del conflicto armado, por lo cual dos años después recibió el Premio Right Livelihood, considerado un Nobel de paz alternativo.

María Jimena Duzán contó en su libro “Mi viaje al infierno”, que el crimen de su hermana fue perpetrado en un bar, en donde les avisaron a la reportera y al presidente de la ATCC, Josué Vargas, que “los narco-paramilitares los iban a matar” con armas que “habían sido suministradas por tres policías a quienes se les había visto hablar con los sicarios”.

“Sin embargo, ni Miguel Ángel, ni Josué, ni Saúl, ni mi hermana Silvia atendieron las advertencias y, por el contrario, desestimaron la seriedad de las mismas”, relató.

La Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) valoró la decisión de la Fiscalía “como un avance en la lucha contra la impunidad”, aunque exigió al organismo realizar “la investigación bajo los estándares de debida diligencia para dar con los responsables y así impartir justicia”.

En una entrevista publicada por la Revista Semana este domingo, como parte de la conmemoración de los 30 años del homicidio de Duzán, su hermana aseguró: “yo sí quiero una respuesta, quiero que me digan por qué mataron a los campesinos y a mi hermana. Yo creo que es una pregunta que se hacen todos los colombianos frente a los perpetradores”.

Pese a que este miércoles se cumplen 30 años de este crimen, Colombia aún vive un panorama complejo para la libertad de prensa.

La FLIP a través del estudio “Callar y fingir. La censura de siempre”, dio a conocer de 519 ataques a la prensa en el país en 2019, de los que 131 fueron amenazas, cuatro secuestros y dos asesinatos, los de los periodistas Mauricio Lezama y Libardo Montenegro, que trabajaban en proyectos sobre paz y memoria.