En Guarne, al oriente de Medellín, la Policía se enfrenta al caso de un asesino en serie como el de Monserrate. Al allanar su casa en busca de una víctima, se encontraron vestigios de otras 17.